La iluminación adecuada

iluminaciónEl hombre desde el inicio de los tiempos está acostumbrado a la luz solar. Es por ello que, a misma intensidad, con la luz natural nuestros ojos ven mejor. A partir de esta pauta, las luces artificiales mejores para la visión son las que más se acercan a la luz natural.

Como ya se ha dicho anteriormente, la luz ideal es la natural. En general, para iluminar artificialmente preferiremos la luz incandescente frente a la fluorescente, aunque hay opciones mejores en el mercado.

Para tareas de cierta precisión o que requieren una atención visual prolongada y cercana es preferible mantener una luz general indirecta y otra directa cuya posición será desde atrás y lateral al individuo, evitando los reflejos. Si tomamos como referencia las bombillas incandescentes de toda la vida, la luz indirecta tendrá una potencia de 100 a 150 W, y la directa de 40 a 60 W.

La luz blanca o azulada (luz día) es mejor que la amarillenta que fatiga el ojo con con mayor rapidez.

Tipos de luz y su adecuación para la lectura o similar:

Incandescente: Luz artificial tradicional. Adecuada para la lectura y usos similares, especialmente si la pedimos como “luz día”. Consume mucha energía. En algunos países se ha prohibido su fabricación y comercialización por su poca eficacia energética.

Halógeno: Luz blanca, buena para la lectura. Algo mejor en el aprovechamiento energético, pero no es un ideal en este campo. Emite mucho calor, factor a tener en cuenta para su uso como luz directa.

Fluorescente: Muy eficiente. Hoy en día tiene menos parpadeo lumínico que las antiguas. No se recomienda para una lectura continuada.

Fluorescente compacta: Son las bombillas de bajo consumo. De fácil instalación, ya que su casquillo se acopla a las lámparas de bombillas incandescentes. Excelente eficacia energética, aunque la bombilla es relativamente cara. Las hay en todos los tonos y siempre que que sea luz blanca (entre 4000 y 6000ºK) puede valer para la lectura no demasiado prolongada, ya que sigue teniendo un ligero parpadeo.

LEDS: Luz de diodos emisores. La más eficiente con diferencia. No produce calor. Alta intensidad luminosa. Cualquier tono lumínico. Eligiendo leds de luz día y sin una intensidad exagerada para evitar reflejos (si es necesario alejar un poco la luz directa), es un ideal para la lectura y estudio. Además, sus difereentes casquillos pueden acoplarse a flexos y lámparas tanto de bombilla incandescente como halógena.